Buscar

Cómo hacer un presupuesto desde cero

Tabla de Contenidos

cómo hacer un presupuesto

Elaborar un presupuesto y ceñirse a él es una forma estupenda de tomar el control de tus finanzas y prepararte para el éxito económico. Este artículo ofrece una visión general de los pasos que debes seguir para crear un presupuesto y consejos para ceñirte a él.

¿Qué es un presupuesto?

Un presupuesto es el plan que haces cada mes para saber en qué manera manejar tu dinero. Seamos sinceros, no necesariamente debes hacerlo cada mes, pero es aconsejable que sí para que tus finanzas sean más saludables.

Quizás te parezca que un presupuesto es algo complejo que requiere mucho tiempo y que si lo haces, no vas a poder gastar en un regalo para ti mismo de vez en cuando. No es así. De hecho, un presupuesto te da permiso de gastar. Permite que organices de mejor manera las cosas que tengan más importancia para ti, y así destinar más dinero a eso.

¿Por qué necesitas un presupuesto?

¿Sabías que alrededor del 61% de las personas de 25 a 34 años tienen menos de 1.000 dólares ahorrados? Como ya mencionamos previamente, un presupuesto sirve para que mantengas el control sobre tus finanzas. Te ayuda a evitar gastos innecesarios, y sobre todo a no tener deudas por gastar más de la cuenta.

Presupuestar tu dinero es una herramienta que te facilita alcanzar tus metas de ahorro. Al hacer un presupuesto, hay un porcentaje de tus ingresos mensuales que puedes destinar a tu cuenta de ahorros para poder tener las vacaciones que tanto soñaste; y también, de esta manera podrás estar preparado para cualquier contratiempo que ocurra en el momento menos pensado. Aunque sólo ahorres un 1%, es mejor que nada y el dinero te ayudará en caso de emergencia. 

¿Cómo hacer un presupuesto?

Antes que nada, no debes dejarte llevar por alguien más. Ignora lo que te diga tu familia, tus amigos o la celebridad exitosa que sigues por redes sociales. Es muy probable que lo que funciona para ellos, no funcione para ti. La situación financiera de cada persona es diferente. 

Debes tener claro tu presente económico y cuáles son los objetivos que quieres alcanzar. Por eso, para que puedas construir tu propio presupuesto en base a tus metas, te dejamos unos pasos a seguir:

Paso 1: Suma tus ingresos

Ten en cuenta todas las fuentes de ingresos que puedas tener. Es decir, el salario fijo de tu trabajo, los dividendos que te paguen en caso de que tengas inversiones en la bolsa, posibles ventas de artículos que ya no uses, ganancias extras por un segundo empleo, un billete que te encontraste en la calle, o incluso el regalo de tu abuela cuando cumples años.

Es importante que listes cada fuente de ingresos que tendrás durante el mes, pero ten en cuenta que debes utilizar la cifra que llega a tu casa después de pagar impuestos. En caso de que la cantidad de dinero varíe mucho de mes a mes, puedes utilizar un valor medio.

Paso 2: Anota tus gastos mensuales

Continúa haciendo una lista de todos los gastos mensuales que tengas. Empieza enumerando los gastos fijos como la renta, el seguro, la hipoteca, la factura de internet de tu hogar, la pensión universitaria en caso de que estudies y los servicios básicos como luz y agua (es cierto que pueden variar dependiendo del uso que les des, pero son un gasto periódico y necesario).

Luego, anota los gastos variables; es decir, los que de un mes a otro van cambiando. Aquí podría entrar la comida (es probable que un mes salgas a cenar a un restaurante elegante o algo por el estilo), la gasolina de tu automóvil, salidas con tus amigos y actividades de ocio en general. 

Una vez que tengas anotados todos tus gastos y les asignes un valor aproximado de cuánto vas a gastar en ellos al mes, suma todo y fíjate en el resultado.

Paso 3: Revisa tu balance final

Aquí deberás restar la suma de tus ingresos menos el total de tus gastos. El mejor escenario posible sería que después de hacer esta operación matemática, todavía tengas dinero disponible; sin embargo, es probable que no sea el caso y quizás tengas que recortar ciertos gastos. No te preocupes, para eso es el siguiente paso.

Paso 4: Ajusta en consecuencia

Si hiciste la resta de tus ingresos menos tus gastos y el resultado obtenido fue exactamente cero, es probable que estés satisfecho. Es entendible, gastas el dinero que tienes disponible en cosas que te hacen feliz. 

Sin embargo, como mencionamos antes, lo ideal al momento de elaborar un presupuesto sería destinar una parte del dinero a tus ahorros. Revisa nuevamente tus gastos y busca la manera de recortarlos. Con esto, tendrás disponible más fondos para cumplir con tus metas de ahorro; de hecho, es aconsejable que intentes ahorrar el 15% de tus ingresos brutos.

Algo que debes tener en mente es que al hacer un presupuesto, debes tener un seguimiento con tus gastos. No es algo que simplemente realizas el primer día de cada mes y ahí queda. Es necesario que seas consciente de que tus gastos coinciden con el plan para que el presupuesto que elaboraste sea productivo. 

Con todo esto aprendido, responde esta pregunta… ¿Alguna vez te ha pasado que estás jugando un juego y encuentras métodos más eficientes para cumplir el objetivo o ser el mejor? Pues, lo mismo ocurre al momento de preguntarse cómo hacer un presupuesto. Aquí te van algunas estrategias para que puedas elaborar un presupuesto de una manera más fácil.

Estrategias Presupuestarias

Antes de ir con los ejemplos, cabe recalcar que no existe una estrategia presupuestaria que sea mejor que otra. Todas funcionan correctamente, dependiendo siempre de cómo se apliquen. Como habíamos dicho, ignora lo que te digan tus familiares y amigos porque todo depende de tu situación financiera personal. Con eso dicho, ahora sí vamos con los ejemplos:

La regla 50-30-20

Seamos sinceros. Por nombre, esta estrategia suena aburrida porque parece que tiene cierto nivel de complejidad. Sin embargo, no es el caso. La regla 50-30-20 no es nada más ni nada menos que lo que su nombre indica, solamente que después de cada cifra aumentas un porcentaje.

Para utilizar esta estrategia, deberás dividir tu dinero en tres porciones diferentes cuando ya tengas aclarados tus ingresos mensuales.

  • Vas a destinar el 50% (la mitad de tus ingresos) a las necesidades primarias como comida, medicina, arriendo y servicios domésticos. 
  • El 30% de tu dinero, lo utilizarás en gastos que no son esenciales, pero que de vez en cuando no están mal, como ropa, salidas familiares o con amigos, tecnología o skins para tu videojuego favorito.
  • Por último, el 20% restante será destinado a tus ahorros. Es un gran paso para cumplir tus metas y sobre todo para estar preparado en caso de alguna emergencia.

El presupuesto de base cero

Esta estrategia es cuando tus ingresos menos tus gastos da como resultado cero. Esto no significa que te quedes sin dinero y no vayas a sobrevivir por el resto del mes, tranquilo. De lo que trata este método es de hacer que cada dólar cuente. Es decir, cada centavo cumple con la función que tú elijas. Tú manejas cuánto dinero destinas a tus ahorros y cuánto utilizarás en cada gasto; siempre y cuando, cumplas con lo que planeaste en tu presupuesto a inicios del mes.

El sistema de sobres

Este método te puede ayudar a presupuestar exactamente el dinero que utilizarás en cada categoría durante el mes. Lo que vas a hacer, es guardar el dinero destinado para cada parte en sobres. Por ejemplo, supongamos que a inicios de mes guardas $180 en un sobre destinado específicamente para comida. A lo largo del mes, cuando vayas a comprar comida puedes agarrar dinero de este sobre y de esta manera asegurarás que solamente uses esa cantidad hasta el final de los 30 días.

El sistema de sobres sirve para que en caso de que gastes más de la cuenta, sabes que no puedes utilizar el dinero que está en otro sobre. Es una estrategia que controla tus gastos.

Como puedes ver, cualquiera de las estrategias puede funcionar si se les da el uso adecuado. Simplemente deberás encontrar la que mejor se ajuste a ti y a tu situación financiera.

¿Cómo ceñirse a tu presupuesto?

Cuando ya elegiste tu estrategia y empezaste a hacer tu presupuesto, sólo te queda ceñirte a él. Es aconsejable que revises de vez en cuando si estás cumpliendo todo al pie de la letra y que no has sobrepasado el límite de consumos. Claro que para muchas personas, esta es la parte complicada de todo. Por esa razón, aquí te dejamos tres tips para que se te haga mucho más fácil:

Establece tus objetivos financieros

Tus objetivos financieros van a ser la base de todo lo que acabas de leer. Establecer metas de ahorro claras te va a beneficiar no solamente en tu economía personal, sino en tu vida en general. Es una de las mejores maneras en las que puedes evitar deudas y vivir sin estrés financiero.

Los objetivos financieros más comunes suelen ser: 

  • Compras grandes, por ejemplo un auto, un departamento o unas vacaciones familiares.
  • Fondos de educación debido a que cada vez la competencia laboral es más exigente, por eso probablemente te interesa una maestría o una especialización para agregar a tu currículum. 
  • Fondo de jubilación para vivir relajado y no depender de ningún tipo de pensión cuando te hayas retirado de tu trabajo.

Arma un fondo de emergencia

Sean cuales sean tus objetivos de ahorro, tener un fondo de emergencia es una parte vital para una buena salud financiera. Ninguna persona del mundo puede predecir qué es lo que va a pasar en el futuro. Puede que atravieses emergencias médicas, desastres domésticos como goteras, problemas con tu refrigerador o una avería en tu vehículo, y deberás estar preparado para eso. Si dispones de este fondo, podrás afrontar cualquiera de estos escenarios de la mejor manera.

Controla todos tus gastos

A lo largo del artículo quizás hayas leído esto muchas veces, pero básicamente, controlar tus gastos hace que tu plan de presupuesto mensual haya sido efectivo. Hay muchas herramientas para hacer un seguimiento de tus gastos; sin embargo, no harán todo el trabajo por ti.

Es tu decisión ser responsable, deberás registrar cada dólar que gastes hasta que la cifra se acerque a lo que planeaste a principios de mes. Cuando llegues al límite mensual, deberás prometerte a ti mismo que no vas a gastar más de lo debido.

Conclusión

Ahora sí, ya puedes tomar el control de tus finanzas. El éxito económico que tanto soñaste, lo vas a poder ver cada vez más cerca si cumples con tu plan mensual. 

Para elaborar un presupuesto, no es necesario que estés haciendo cálculos matemáticos todos los días. Simplemente debes dedicarle un día al mes a realizar el análisis a fondo de tus ingresos, y cómo distribuirás dinero para cada uno de los gastos. De ahí en adelante, simplemente debes ceñirte a él y repetir lo mismo para los siguientes meses.

Asegúrate de revisar otros artículos en nuestra página para aprender más tips y consejos sobre tus finanzas personales.

¿Listo para empezar a invertir?

Invierte en acciones, ETFs y productos complejos de mercados globales y de EEUU, todo sin comisiones. ¡Empieza con solo €5!

Noticias financieras y perspectivas de mercado

Nvidia se une al club de trillonarios

Nvidia alcanza una capitalización de $2 trillones. Acciones de NYCB caen, Dell tiene pronósticos optimistas y Bitcoin impulsa acciones de cripto.

Artículos recomendados

Invierte en lo que te interesa

Desde energía renovable hasta el último gigante tecnológico, invierte sin comisiones con FlexInvest.