Buscar

Cómo presupuestar tus próximas vacaciones

Tabla de Contenidos

próximas vacaciones

Casi todos tenemos ese destino de sueños que queremos visitar o ese escape fantástico planificado. Hasta algunos de nosotros ya estamos ahorrando para ello. Entonces, para apoyarte en conseguir los sueños de tus próximas vacaciones, ¡te damos unos consejos de presupuestos personales para ayudarte a hacerlo (sin que te cueste demasiado)!

Viajar es una inversión que se debe considerar y preparar bien, así que recomendamos crear primero un fondo de emergencia que vale entre 3 a 6 meses de gastos antes de pensar en un viaje (o cualquier otro tipo de inversión).

Recuerda que tal vez no ganarás ingresos mientras estás viajando (especialmente para los viajes más largos). Por eso sugerimos que cualquier dinero extra que tienes se ponga en depósitos de alto rendimiento o invertidos en acciones que ganan valor componiéndose o por medios más agresivos. Con esto en mente, comencemos…

Antes del viaje

Prepararse es la clave de casi todo, y la planificación adecuada podría ahorrarte cientos de dólares en tu próximas vacaciones. 

1. Planifica con muuucho tiempo

Realisticamente, tus planes dependen de cuánto estás dispuesto a invertir y cuánto piensas estirar esos fondos, así que es importantísimos escoger bien el destino y el momento.

Destino: Los costos de pasajes no necesariamente son el problema más grave para el presupuesto. Tu destino de hecho puede hacer una gran diferencia en cuánto gastas (o ahorras). Podrías pasar un mes entero en las playas hermosas de Palawan (votada la mejor isla del mundo tres veces) por la misma suma que cuestan un par de día en una ciudad cosmopolita como París, a pesar de que Filipinas está al otro lado del mundo de Francia.

Temporada: El punto ideal buscado para viajar se conoce como “la estación intermedia”, que está justo entre las temporadas populares y no populares. Generalmente es durante la primavera o el otoño, cuando el número de turistas se cae y las aerolíneas se sienten más generosas (¿qué te parece un vuelo de Boston a Berlín por $100?). ¡Entérate de cuándo es esta temporada para tu destino y planifica pensando en ella!

2. Haz un coctel de viaje

Ya que tienes pensado tu destino pagable y el momento perfecto tus próximas vacaciones, mantén en mente estos consejos aprobados mientras organizas tus planes. 

  • Evita comprar boletos los viernes e intenta reservar los fines de semana
  • Los vuelos durante la semana generalmente cuestan menos que durante el fin de semana
  • Con acuerdo a tu destino, haz tus planes siguiendo estas reglas del tiempo:
    • Doméstico (dentro de EE.UU.) – 7 días
    • El Caribe – 17 días
    • Sudamérica – 90 días
    • El Medio Oriente y África – 144 días
    • Asia y Oceanía – 160 días
    • Europa – 176 días

Después de comprar los boletos del punto A al punto B, es hora de planificar tu viaje desde el punto B al punto C, de C a D, y así. Para viajes cortos, consulta los recursos de transporte local de opciones por bus, tren o mar.

Estos modos de viaje pueden tomar más tiempo, pero cuestan una fracción de viajes parecidos en avión, con el ‘extra’ de llevarte directamente a tu destino (en vez de las afueras) y te permiten disfrutar de paisajes diferentes en el camino.

Estas opciones son generalmente más flexibles con respecto al equipaje y, en el momento preciso, puedes ahorrarte una noche en un hotel si tomas un viaje de noche. Algunos países también tienen programas y redes de transporte compartido que valen la pena investigar. 

3. Reserva un cuarto, un sofá o una villa

Los sitios web de divulgación de casas han cambiado la industria hotelera, y es fácil entender porqué. Ofrecen una variedad de acomodaciones seguras y económicas para todo tiempo de necesidad. En los grupos que viajan juntos, todos pueden poner dinero hacia una casa entera y los viajeros solitarios pueden preferir compartir un cuarto privado lindo con un gato.

Antes de los sitios arrendables, los hostales eran la opción preferida para personas conscientes de sus presupuestos buscando ahorrar al compartir una habitación con otros viajeros. Los hostales usualmente tienen ambientes dinámicos, y siempre es interesante conocer, intercambiar consejos y compartir experiencias con otros viajeros. 

Por el lado extremo del viaje económico es el “couchsurfing”, cuando los viajeros duermen en las casas residentes GRATIS (bajo la expectativa que ellos también abrirán sus casas a viajeros). Parte de esta preferencia es que experimentas un conocimiento local de una ciudad por medio de los anfitriones (y trayendo recuerdos de donde eres es una buena idea). 

4. Aprovecha del tiempo en tránsito

Cuando estás viajando con un presupuesto, es muy cierta la idea de que “no se trata del destino”. Si estás viajando por tierra o mar, mira los mapas para revisar si vas a pasar por un pueblo o atracción interesante en tus próximas vacaciones.

Un desvío corto puede llevarte a playas escondidas en dónde puedes ver el atardecer, cafeterías en dónde puedes probar la comida tradicional o colinas desde donde puedes tomar fotos hermosas. O, podría ser nada, ¡pero por lo menos los averiguaste! 

Tal vez te darás cuenta que los vuelos más baratos a veces tienen escalas largas (de hecho, muchas aerolíneas lo recomiendan). En un vuelo de Bélgica a Canadá, este escritor decidió parar 21 horas en Islandia, y logró salir y experimentar la belleza del paisaje y el ambiente amigable de Reykjavík.

A veces, sí vale la pena desviarse – justo podrías encontrar el momento más importante e inesperado de tu viaje.

Durante el viaje

Decidir tu destino es sólo el comienzo – hay otras maneras de ahorrar en tus próximas vacaciones mientras exploras sitios nuevos. 

5. Buscar actividades únicas

Habla con tus contactos personales. Avísales cuándo y a dónde tú estás viajando, y pide recomendaciones de actividades y lugares para visitar. Tal vez un compañero tuyo recomienda un sitio para comer delicadezas típicas. Y nunca sabrás cuando el primo de un amigo va a estar haciendo un intercambio cerca y te podría llevarte a los mejores sitios locales. 

Si las sugerencias de tus redes están fuera de tu presupuesto, todavía hay un montón de recursos en línea de recomendaciones de lugares económicos para visitar o hacer (normalmente que vienen de viajeros como tú!

Una  de nuestras maneras favoritas de aprender rápidamente sobre la historia de una ciudad y cultura (y hacer mucho ejercicio) es tomar un tour guiado caminando GRATIS. Estos guías turísticos frecuentemente tienen una pasión contagiosa para su ciudad y no pueden esperar para compartirla contigo – ¡y se aprecian mucho las propinas!

6. El dinero sí importa

Escucha. NUNCA hay una buena razón para vender tus dólares en los kioscos de cambio de moneda en el aeropuerto (de hecho, en ningún lugar). Estas empresas ganan mucho por turistas inconscientes cobrándoles más que la tasa de cambio de verdad, así que es mejor evitarlos.

Antes de tus próximas vacaciones, revisa con tu banco si puedes retirar dinero en los cajeros automáticos de tu destino o usar tarjetas de débito para transacciones internacionales. Con tal de que estén al tanto de tus movimientos, no debe haber problema, lo cual significa que puedes retirar y transar en monedas extranjeras que normalmente no usaría en tu país de origen. 

En tiendas o restaurantes, las cajas pueden darte la opción de pagar en dólares o en la moneda local. Como regla general. SIEMPRE paga en la moneda local; pagar en dólares sujeta la transacción a tarifas de “cambio de moneda dinámica” y tasas terribles de cambio que se te pueden cobrar encima de las tarifas internacionales de tu banco. 

7. Confía en tus instintos

Come donde comen los residentes, sea comida de kiosco o cafeterías repletas de gente. Evitar lugares más caros que ofrecen menús familiares o que se enfocan en los turistas resultará mejor desde una perspectiva cultural tanto como financiera. Tendrás una muestra literal de la cultura, mientras ahorras. 

Los días llenos de turismo pueden estimular mucha hambre, entonces acuérdate de parar en un mercado local para comprar lo que necesites para preparar almuerzos o snacks. Así, cuando tengas hambre, fácilmente puedes sentarte en una banca del parque o debajo de un árbol y comer ese sándwich o ensalada ya lista. 

Muchos hostales te dan acceso a una cocina llena de herramientas, en las que puedes preparar tus propias comidas. Ten en cuenta un par de recetas buenas y sabrosas con ingredientes fáciles de encontrar. Y quién sabe, ¡podrían ser buenos comienzos de conversaciones!

El agua de la llave no siempre es potable en muchos países, así que siempre lleva contigo una botella de agua reusable. Muchos restaurantes o cafeterías ofrecen rellenarlas, así que no hay excusa para no mantenerte hidratado (o pagar por esa botellas de Evian).

8. Tranquilo – no necesitas comprar todo

Cuando te bombardean con cosas curiosas en tiendas de recuerdos, tal vez sentirás una presión de comprar un par de recuerdos, para ti o para alguien más. Recuerda que este viaje se trata de TI y de tus experiencias únicas.

Con esto en mente, no te estamos diciendo que no compres nada. Simplemente sé prudente con ello. Mantenlo simple: un imán para tu refrigeradora, un llavero o un recuerdo pequeños probablemente no te harán daño, pero evita los engaños de turistas al caminar unas cuadras más para alejarte de esas zonas muy turísticas.

Hay otra razón más práctica de no comprar tantos recuerdos: tendrás que llevarlos contigo a donde sea. ¿No se supone que tu mochila ya estaba llena antes de viajar? En lugar de eso, por qué no guardes las cosas que ya tienes que documentan tu viaje, como mapas del tren, boletos de museos y monedas no usadas. Y como siempre, ¡toma muchísimas fotos!

Consejo extra: Mantén una actitud positiva

No es sólo un consejo de viajero sino también de la vida, ser positivo y abierto puede ayudar mucho a tu bienestar. Y a veces, mantener esa sonrisa puede literalmente ahorrarte dinero mientras viajas, y verás en este ejemplo: 

Una vez, tuve que cambiar un vuelo porque se demoró tres horas. Después de explicar el problema al que me enfrentaba, tres trabajadores de la aerolínea quitaron las tarifas para mis DOS maletas de bodega y me desearon buena suerte.

Viajar puede ser mucho más que una pausa relajante de tu día a día – puede ser realmente una oportunidad de descubrir cosas nuevas, conectarse con personas y sí, tomar unas selfies increíbles. Entonces, recuerda estos consejos pensando en tu presupuesto y déjate llevar por tu viaje en tus próximas vacaciones.

¡Buen viaje!

¿Listo para empezar a invertir?

Invierte en acciones, ETFs y productos complejos de mercados globales y de EEUU, todo sin comisiones. ¡Empieza con solo €5!

Noticias financieras y perspectivas de mercado

Nvidia se une al club de trillonarios

Nvidia alcanza una capitalización de $2 trillones. Acciones de NYCB caen, Dell tiene pronósticos optimistas y Bitcoin impulsa acciones de cripto.

Artículos recomendados

Invierte en lo que te interesa

Desde energía renovable hasta el último gigante tecnológico, invierte sin comisiones con FlexInvest.